Powered by Max Banner Ads 

Categorized | actualidad

Rumbo

Posted on 05 September 2011 by admin

por David Martí, director de NOIS.

El primer verano con gobierno de CiU en Barcelona ya está a punto de terminar, y algunos detalles apuntan buenas maneras para reactivar sectores clave de la economía de la ciudad como el comercio y la hostelería. Antes de salir de vacaciones, que luego el curso es muy largo y hay que cargar pilas, el alcalde Trias y su equipo abrieron el puño de hierro de la ocupación de espacio público permitiendo que en barrios como el Eixample, bares, cafeterías y restaurantes pudieran instalar terrazas antes de disponer de su formalización legal: el adhesivo que obligatoriamente hay que exhibir con el número de mesas y sillas otorgado. Esto significa que la ardua gestión que supone conseguir este distintivo, además de lógicamente pagar -y no poco-, se ha pospuesto de forma general; ya este septiembre se irán ordenando y dando legalidad a cada una de ellas. Pero mientras, la calle ha resucitado, con una visualización mucho más potente de los establecimientos de hosteleria, un servicio añadido como es poder comer o tomar una copa al fresco (bueno, en agosto casi fue mejor disfrutar del aire acondicionado), y sobretodo, generando nuevos puestos de trabajo. Si esta es la línea que va a seguir el nuevo ayuntamiento de Barcelona, no cabe duda de que saldremos antes de la crisis que otras ciudades, mantendremos altos niveles de ocupación, generaremos puestos de trabajo y mejoraremos la atención y los servicios a turistas y autóctonos. Aún no se puede saber con seguridad qué camino tomará el alcalde: si tragarse la megaestructura municipal y mantenerla, con todas sus restricciones y complicaciones para la creación de empresas, u optar por un organigrama más ligero, que facilite la creación de negocios y, con ellos, puestos de trabajo. Confío en que serán prácticos y, como se ha hecho este verano con las terrazas, levantarán algunas restricciones que ahuyentan a inversores, desilusionan al comercio y desertizan la ciudad. Tampoco no sería mala idea revisar prohibiciones imposibles de hacer cumplir, apostar por la seguridad de forma efectiva y por la calidad del turismo que nos visita, por suerte, masivamente. En este sentido, nuestro sector está haciendo los deberes, y los grandes eventos del verano, de gran proyección internacional, junto a la calidad y variedad de los servicios que se ofrecen, nos han colocado entre los tres primeros destinos gay del mundo, con un número récord de visitantes este verano. Si se permite, si se apoya, seguiremos trabajando para que nuestra ciudad brille aún más.

Comments are closed.